Hide Content
Information
From gallery of BoardGameGeek
RPG Item Version
Nickname
Softcover
Version Publisher
Alternate Names
Year Published
2000
Format
Soft Cover
Product Code
EDG6000
ISBN-10
8493164925
ISBN-13
 
Pages
224 pages
Dimensions
A4
Weight
 
Languages
Spanish
 Corrections
 Clone
 Customize View
xml RSS Feed 
Facebook Twitter Delicious Google
ObjectID: 12558
Hide Content
Description Edit | History

From the spanish version:

El juego de horror trascendental y acción frenética.

¿Qué arriesgarías para cambiar el mundo?

Ha llegado el momento de dejarse de juegos. El mundo gira locamente sobre su eje, lanzándonos de cabeza hacia el final de los tiempos. Los mesías autoproclamados salen de debajo de las piedras, siniestras sectas se retuercen como gusanos sobre un cadáver y la magia mana de las heridas del mundo.

Si eres capaz de dar un puñetazo, robar un coche, colarte en un ordenador o lanzar un hechizo, quizás tengas lo que hace falta para cambiar el mundo. Alguien tiene que hacerlo. Pronto, el Cosmos morirá y renacerá. La próxima vez, el mundo podría ser un lugar terrible, o un auténtico paraíso. Alguien tiene que decidirlo, y podrías ser tú, precisamente. Podrías trazar el curso de la propia realidad y crear un nuevo mundo a tu imagen y semejanza. Podrías ser Dios.

Es más fácil decirlo que hacerlo. El problema es que hay mucha gente con esa misma idea. El Submundo Ocultista resuena con las batallas de los Ejércitos Extraños, y la gente está escogiendo bando. Los Adeptos de la magia se abren paso con la ayuda de matones armados y toda clase de tipos raros. Hombres mecánicos y gólems laboriosos surgen de entre las grietas de la sociedad. Los Entrópicos se comen tus recuerdos y te los devuelven envenenados de un escupitajo. Varios grupos marginales, como la Secta de la Diosa Desnuda, Mak Attax, la Verdadera Orden de Saint-Germain y La Nueva Inquisición, tienen sus miras puestas en el cercano Apocalipsis y están apostando muy fuerte. Las únicas personas en quienes puedes confiar son tus amigos y tú mismo (y este último no siempre es de fiar).

No lo olvides: Cuando hay tanta gente ansiosa de poder, lo mejor es ser el que da las cartas.